CLIMA Y SUELO

La finca A Tapada se encuentra en la parte más oriental de la comarca de Valdeorras, en un terreno situado al pie de las Peñas Marias, con una pendiente orientado hacia mediodía, que le asegura una óptima exposición al sol y una eficaz protección frente a los fríos del norte.

 

Dentro de las condiciones de clima generales de Valdeorras, el microclima de A Tapada determina parte de la singularidad de sus vinos. El clima es de influencia atlántica con rasgos continentales. La especial orientación del viñedo, supone para el viñedo de A Tapada, unas excelentes condiciones de insolación y de temperatura, estando situado dentro de una región de clima más extremado, y en consecuencia, problemático para el cultivo de la vid.

 

El viñedo se encuentra a una altitud de unos 500 metros cerca del límite de cultivo de la vid, que oscilan en la comarca entre los 350 a 550 m.

 

  • Temperatura media anual: 12ºC,

  • Temperatura máxima absoluta: 33ºC

  • Temperatura mínima absoluta: –5ºC.

  • Período libre de heladas: 150 días

  • Pluviometría media anual:  850 a 1.000  mm.

  • Número de días de lluvia: 95 días 

  • Periódo seco: abril a mayo.

  • Verano: seco y soleado.

  • Número de horas de sol anual: 2.800 horas.

 

El suelo donde se asienta el viñedo está inclinado hacia el sur, con una pendiente entre el 10 a 15 por 100. Geológicamente proceden de pizarras ordovícicas de gran calidad para el cultivo del viñedo, a diferencia de las zonas más bajas compuestas de esquistos y pizarras silúricas. La tierra es de color pardo oscuro, con abundante presencia de elementos gruesos procedentes de la roca madre (pizarras), relativamente profundo, textura arcillo-limosa y bien drenados. El contenido en materia orgánica es suficiente y su pH es ligeramente ácido.

 

El viñedo de Godello se plantó en el año 1985 a partir de un clon muy antigüo y prefiloxérico, siendo el marco de plantación es de 2'65 metros de calle y 1'20 metros entre vides, lo que supone una densidad de plantación cercana a las 3.100 cepas por hectárea.

 

El sistema de conducción se hace en forma alta apoyada, utilizando una poda por el sistema de “daga y espada” o Guyot doble, dejando pulgares de 2 yemas vistas y varas de 6 a 8 yemas, lo que supone un total de 24.800 a 27.900 yemas por hectárea.

 

La producción media de uva ronda los 8.000 kilogramos por hectárea, que supone un rendimiento medio de uva por cepa de  2'6 kilogramos. Cantidad no excesiva, si las comparamos con las producciones de otras plantaciones de uva blanca de Galicia, que unido a una adecuada exposición y  una abundante vegetación bien gestionada, se traduce en la obtención de una vendimia muy equilibrada y con excelente maduración.

 

La fertilización del terreno no suele ser necesaria, aplicándose a los sumo cuando se precisa, un abonado orgánico vegetal o animal de origen ecológico, tipo compost y de lenta mineralización. En cuanto a los tratamientos fitosanitarios para el control de plagas y enfermedades del viñedo, se sigue una política de sostenibilidad, evitando excesos perjudiciales para el medio ambiente, empleándose casi exclusivamente azufre y sulfato de cobre como tratamiento anticriptogámicos. El favorable microclima de la finca A Tapada, situada en una zona elevada y bien ventilada, impide la acumulación de la humedad en el viñedo, como principal responsable de las enfermedades producidas por hongos.

VITICULTURA

BODEGA Y ELABORACIÓN

La bodega es una moderna instalación diseñada por Ramón Guitian y José Hidalgo, construida a principio de los años noventa y cuenta con la más moderna tecnología de elaboración para vinos blancos. Su diseño y dimensionado responde única y exclusivamente a la elaboración de la uva producida en el viñedo de la finca A Tapada, y teniendo en cuenta la variedad de uva y su singularidad.

 

La maduración de la uva se controla para determinar el momento óptimo de la vendimia, realizándose ésta en pocos días, normalmente hacia finales del mes de septiembre. Respecto de los viñedos situados en el fondo del valle de río Sil, en el viñedo de A Tapada situado a más altitud, la maduración es de dos a tres semanas más tardía, lo que supone una maduración más lenta, con un mayor equilibrio y una expresión aromática más elevada.

 

La vendimia se realiza en cajas de pequeña capacidad (20 kilogramos) y el proceso de elaboración que se sigue es totalmente respetuoso con el fruto, minimizando a lo estrictamente necesario, todas las operaciones mecánicas que se aplican a la vendimia. Desde un suave despalillado y estrujado de la uva, seguida de una medida maceración prefermentativa en frío y un ligero prensado, pasando por un desfangado estático del mosto a baja temperatura y terminando con una fermentación alcohólica también a baja temperatura, se obtienen unos vinos de gran calidad y personalidad.

 

La mayor parte de vinos fermentan en acero inoxidable, mientras que los menos lo hacen en barricas de roble francés y americano, así como también un volumen muy exiguo en madera de acacia. La bodega A Tapada ha sido pionera en el manejo de lías en España, elaborando el primer vino “sobre lías” sin la intervención de la madera. Así como también en la utilización de la madera de acacia, y demostrando la longevidad y excelente evolución de un vino blanco en botella, con una crianza reductora en este envase de más de 50 meses.

vinos guitian
guitian_16
guitian_17
guitian_26
guitian_19
guitian_20
guitian_22
guitian_24
guitian_21
guitian_17